martes, 10 de enero de 2012

La bebida refrescante nombrada Daiquirí es santiaguera

El frozen Daikiri
En el habanero restaurán Floridita un cartel reza que es “la cuna del Daiquirí”, pero puedo asegurarle que esa es el final de su historia; la   bebida refrescante nombrada Daiquirí nació en Santiago de Cuba. Pero, vayamos por partes. La antigua mina de Daiquirí perteneció, hace tiempo, al desaparecido término municipal de El Caney. Por cierto, uno de sus barrios llevaba ese nombre. 




El asunto fue que se descubrieron en ese territorio unas vetas de hierro de alta calidad descrita por el escritor estadounidense Leland H. Jenks, en su libro NUESTRA COLONIA DE CUBA de la siguiente manera: “…en 1883 comenzó a trabajar las minas de hierro y cromo de la provincia de Santiago (de Cuba) la Juragua Iron Companyque dependía de la Pennsylvania Steel Company y la Bethelem Iron Work ”  de Bethelem, ( Pennsylvania)”.

Pero, lo más importante sería el siguiente párrafo: “…En 1889 se adquirió una mina aun más rica de hierro, manganeso y níquel, cerca de Daiquirí, donde pocos años más tarde había de desembarcar el ejército norteamericano (estadounidense)” , que eran las de mayores inversiones hacia 1896 en Cuba, con un total de 15 millones de dólares. Posteriormente se supo que contenía  una gran cantidad de níquel, igual que la mejor ganga sueca, que era una de los grandes productores de hierro y acero.

De ahí, que se construyera un ferrocarril de vía estrecha, que trasladaba el mineral extraído de Daiquirí a lo largo de la costa hasta la mismísima bahía de Santiago de Cuba, -unos 30 kilómetros por un terreno calcáreo y difícil-, donde era embarcado directamente a través de un muelle altamente especializado, conocido en la actualidad como el puente de la mina, en áreas del reparto Altamira de la ciudad de Santiago de Cuba. Nunca se supo qué y cuánto se llevaron los barcos venidos desde el país del norte, pero lo que sí se sabe que se construyeron varios rascacielos en Nueva York y Pittsburg, además de las naves de guerra y armamentos que hundieron en un verdadero tiro al blanco, a la escuálida español del almirante Pascual Cervera cuando salió de la bahía aquel 3 de julio de 1898.

En fin, es una historia para imaginarse cuántos ingenieros, técnicos y obreros tuvieron que trabajar en ese lugar, bajo un sol tórrido e implacable, con lluvias torrenciales a diario, y con la presencia de insectos, sobre todo mosquitos, transmisores de fiebres tropicales. Y ese es el primer detalle: los cubanos que allí trabajaban, conocedores de los ardores y fiebres del trópico, conocían un remedio natural a base de limón, ron  y miel que ayudaba a combatir y curar tales dolencias, y que todavía en nuestros días suele tomarse.

Un médico santiaguero, el Dr. Joaquín Castillo Duany trabajó en ese lugar hasta que definitivamente se fue para la manigua redentora, cuando sonó la clarinada el 24 de febrero de 1895. Él combatió aquellos malestares, y como es lógico pensar, usaba ese remedio para tratar, sobre todo, a los estadounidenses que trabajaban en las minas. Posteriormente, y a partir de 1898, cuando los interventores estadounidenses trajeron el hielo, lo trituraban y  se lo echaban a aquel remedio santo para sus males y comenzó a tomarse con el limón, ron carta blanca, hielo y la miel se cambió por el azúcar.

 Luego, los propios cubanos y los ingenieros estadounidenses lo llevaron hasta la nevería del hotel Venus, sito en las calles de Santo Tomás y Heredia, y comenzó a ofertarse en su barra como una bebida refrescante.  Allí, a propuestas de ellos mismos se le bautizó con el internacionalmente conocido nombre de Daiquirí, (derrumbado en el terremoto del 1933), -lugar donde fue construido el moderno edificio del Banco de Crédito y Comercio (BANDEC) en Santiago de Cuba y se le bautizó con su reconocido nombre y quince años después llevado al restaurant Floridita de La Habana, se le agregó hielo frappé, que sí fue el aporte de ese importante centro gastronómico capitalino. El escritor Ernest Hemingway lo cargaba con ron, creando una variante que aun lleva su apellido.

Entonces, cierro como comencé: en el habanero restorán Floridita un cartel reza que es “la cuna del Daiquirí”, pero puedo asegurarle que esa es el final de su historia. La bebida refrescante nombrada Daiquirí, sin ninguna duda,  nació en la playa de ese nombre de Santiago de Cuba. (Escrito por:
Armando A. Céspedes)

1 comentarios:

jrlooco25 dijo...

vamos a robarte esto también!!!!!!!

Publicar un comentario